El beneficio de creer en Dio-s.

benefits-of-belief

 

Centro de Estudios Fe Bíblica.

Por Peter Kreeft.

Trad&ed por G.Corpus.

 

En este curso, quiero centrarme no en la evidencia de la existencia de Dios, sino en los beneficios de creer.

Si Dios existe, entonces el mundo no evolucionó solo por casualidad, sino por un diseño deliberado. Hay un artista detrás de esta increíble obra de arte: este mundo grande y hermoso.

Si Dios existe, vivimos en una gran historia, una epopeya como “El señor de los anillos”, con héroes reales y tareas heroicas. En última instancia, todos los giros y vueltas de esta narración épica valdrán la pena, todo tendrá sentido.

Si Dios existe, la presencia del mal- difícil de aceptar, tiene sentido. Dios lo permite por una razón, a saber, preservar nuestro libre albedrío. Y Dios reconciliará todas las injusticias al final. Si no hay Dios, la vida es un gran juego de azar.

Si Dios existe, la moralidad es una característica real y objetiva del mundo. Si no hay Dios, la moralidad son solo las reglas que inventamos para este pequeño juego de la vida que jugamos.

Si Dios existe, el amor es la naturaleza de una realidad eterna. Si no hay Dios, el amor es solo una sensación fugaz, no más que un montón de interacciones químicas y neurológicas.

Si Dios existe, eres de valor infinito. Él te conoce como un padre conoce a su hijo. Él es accesible para ti. Si no hay Dios, cada uno de nosotros es tan insignificante como una roca en un planeta desconocido.

Si Dios existe, la muerte es conquistada, porque si hay un Dios, hay una realidad fuera del espacio y el tiempo. Si no hay Dios, no hay nada inmortal, y todas las cosas buenas de la vida son destruidas para siempre. Tú, y todos los que amas, y todo lo que piensas, todo está destinado al olvido. Si no hay Dios, la vida no tiene sentido. Todo lo que hemos hecho y vivido finalmente será en vano.

¿Puedo probar con absoluta certeza que Dios existe? Se puede argumentar, que evidencia abrumadora sugiere que si. Pero no, no puedo probar que Él existe con absoluta certeza. Esto es probable que sea parte de Su plan. Dios deliberadamente no nos da pruebas absolutas, para que podamos elegir o no elegir creer en Él.

 

Entonces, ¿de qué manera te quieres conducir?

Se honesto. ¿No desea tu corazón al menos, que haya un Dios bueno, un validador de amor trascendente y todos los valores humanos más elevados? Claro que si!. ¿Por qué alguien no desearía que la vida tuviera algún propósito final, que el bien y el mal sean reales; que haya una justicia suprema; que nuestro amor por los demás signifique algo?

 

Si eliges vivir como si hubiera un Dios, incluso si no estás seguro de que hay un Dios, no pierdes nada y ganas todo.

Los cristianos y judíos religiosos son más felices, viven más tiempo y son más caritativos que sus conciudadanos menos observadores o laicos. Estas no son mis opiniones. Estos son los hallazgos de una multitud de estudios científicos.

Si has sido ateo por un tiempo, puede ser difícil para ti cambiar tu pensamiento, incluso si encuentras algún mérito en los muchos argumentos racionales para la existencia de Dios. Pero puedes cambiar tu comportamiento. Puedes vivir como si Dios existiera, incluso si tienes dudas. Por qué no? Como dije, no pierdes nada y tienes todo para ganar.

 

Este enfoque de comportamiento está lejos de ser nuevo. Los judíos siempre han tenido un dicho: “Haremos, y lo comprenderemos”, lo que reconoce que la acción a menudo precede al entendimiento. Entonces, ¿por qué no comenzar con una acción?

 

Peter Kreeft, profesor de Filosofía en Boston College.

Trad&ed por G.Corpus

 

 

Los Beneficios de creer en Dio-s.

Inv, trad&ed por G.Corpus

 

La compulsión natural para creer en Dios.

¿El cerebro humano está conectado a Dios? ¿Por qué nos importa si Dio-s existe o no? ¿Y por qué tanta gente cree? Una nueva generación de neuro-científicos está abordando directamente estas preguntas, con el ambicioso objetivo de medir lo que sucede con el cerebro humano durante las experiencias espirituales.

 

De acuerdo con un estudio que analiza por qué la religión es una característica humana universal que ha abarcado todas las culturas a lo largo de la historia, se ha encontrado que la creencia en Dio-s está profundamente arraigada en el cerebro humano, que está programado para las experiencias religiosas.

De aquí, que la neurociencia se pregunta si es posible localizar a Dio-s en nuestras neuronas, y si es así, si es posible ejercitar o reforzar esa pequeña área en el cerebro.

Uno de los descubrimientos científicos más interesantes, es que de alguna forma estamos realmente “conectados” para creer en Dio-s, a pesar de que el mítico “punto de Dios” en el cerebro- que algunas personas una vez sugirieron que debe existir, no existe, de hecho. No hay un “órgano de Dio-s” que te haga creer en Dio-s o que se encienda cuando pienses en Dio-s. Esto es significativo, solo al descartar una explicación justificable de por qué elegimos creer en Dio-s. Ahora, con esto no estamos hablando ni prueba la existencia de Dio-s.

 

En 2011, científicos del Departamento de Antropología y Mente de la Universidad de Oxford, anunciaron que los humanos están predispuestos a creer en Dios y en la otra vida. Este es un hallazgo notable porque a pesar de que no prueba que Dios existe, apunta a una necesidad esencial en la experiencia humana.

 

Un estudio publicado por el Departamento de Psicología de la Universidad de Otago en 2012, encontró que incluso los ateos experimentan un fortalecimiento inconsciente de la creencia en Dios cuando experimentan “ansiedad por la muerte“. También este estudio sugiere,  que cuando las personas no religiosas piensan en su propia muerte se vuelven más escépticas conscientemente sobre la religión, pero inconscientemente se vuelven más receptivas a las creencias religiosas.

 

En 2011, científicos de la Universidad de Nebraska-Lincoln descubrieron que las personas con educación superior tienen más probabilidades de creer en Dios, no menos probabilidades, o de ser lo suficientemente espirituales como para creer en algún tipo de vida futura.

 

En su trabajo, el psicólogo Justin Barrett, PhD, director del proyecto de cognición, religión y teología en el Centro de Antropología y Mente en la Universidad de Oxford, descubre que los niños de tan solo 3 años atribuyen naturalmente habilidades sobrenaturales e inmortalidad a “Dios”, incluso si nunca les han enseñado acerca de Dios.

Barret, afirma que los jóvenes tienen una predisposición a creer en un ser supremo porque suponen que todo en el mundo fue creado con un propósito.

Él dice, que los niños pequeños tienen fe incluso cuando no les han enseñado sobre esto en familia o en escuela, y argumenta que incluso aquellos criados solos en una isla desierta, llegarían a creer en Dios.

Esto es, como lo dijera un artículo de The Telegraph: Los niños son “creyentes de nacimiento” en Dios y no simplemente adquieren creencias religiosas a través del adoctrinamiento.

El Dr. Barrett dijo que hay evidencia de que, incluso a la edad de cuatro años, los niños comprenden que, aunque algunos objetos están hechos por humanos, el mundo natural es diferente.

Agregó, que esto significa que los niños son más propensos a creer en el creacionismo en lugar de la evolución, a pesar de lo que los padres o maestros les digan.

El Dr. Barrett afirmó que los antropólogos han descubierto que, en algunas culturas, los niños creen en Dios incluso cuando las enseñanzas religiosas les son ocultadas.

“Las mentes normales y naturalmente en desarrollo de los niños, los hacen propensos a creer en la creación divina y el diseño inteligente. En contraste, la evolución no es natural para las mentes humanas…”

Estudios previos han concluido que los humanos están biológicamente predispuestos a creer en Dios. Históricamente, la mayoría de las culturas han desarrollado algún tipo de creencia religiosa que incluye al menos alguna forma de “poder superior”.

 

“La preponderancia de la evidencia científica de los últimos 10 años, ha demostrado que mucho más parece estar incorporado en el desarrollo natural de las mentes de los niños de lo que alguna vez pensamos, incluida la predisposición a ver el mundo natural como diseñado y útil y que alguno tipo de ser inteligente está detrás de este propósito “, dijo al programa Today de BBC Radio 4.

 

Los hallazgos desafían a los ateos como Richard Dawkins, el autor de The God Delusion, quien durante mucho tiempo ha argumentado que las creencias religiosas son el resultado de una educación deficiente y de un “adoctrinamiento” infantil.

 

  

Los beneficios de salud de creer en Dios.

La ciencia también ha aprendido que la fe que uno pone en Dios proporciona un beneficio directo para la salud y el bienestar. El efecto más profundo de creer en Dios es una reducción del estrés.

En 2011, los investigadores del Hospital McLean, asociado con la Universidad de Harvard, descubrieron que cuanta más confianza uno deposita en Dios, menos tiende a preocuparse; Además, las personas que confían en Dios son más propensas a tolerar la incertidumbre. Por el contrario, los investigadores también encontraron que cuanto menos uno confía en Dios, más tiende a preocuparse y menos tolerante se vuelve el individuo de la incertidumbre.

Esto sigue a una investigación publicada en 2010 por científicos de la Universidad de Toronto que encontraron que pensar en Dios solo reduce el estrés para las personas que creen en Dios. Los no creyentes que piensan en Dios no reciben ningún beneficio para reducir el estrés de la actividad. Este fue el segundo de dos experimentos (el primero ocurrió en 2009) que confirmó que pensar en Dios solo ayuda a las personas que creen en Dios.

Además de reducir el estrés, los científicos descubrieron en 2010 que los pacientes que creen en Dios respondieron mejor a las terapias médicas utilizadas para tratar la depresión y el trastorno bipolar. Este estudio innovador del Centro médico de la Universidad Rush demostró que los pacientes que creen en Dios tenían un 75% más de probabilidades de responder a los tratamientos médicos. Un estudio publicado en 2013 por McLean Hospital confirmó estos hallazgos.

Y en 2015, los científicos descubrieron que los pacientes de cáncer que creen en Dios y tienen una actitud positiva generalmente son más saludables que otros pacientes que no lo hacen. El beneficio de sus sentimientos positivos acerca de Dios se extendió a sus respuestas a los tratamientos contra el cáncer, así como a su salud física y mental en general.

Más de 3.000 estudios indican que la religión tiene un efecto potencialmente beneficioso para la salud, dijo el orador Neal Krause de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan. La creencia en una deidad engendra esperanza, que se ha relacionado con cambios fisiológicos positivos, dijo Krause. Los que asisten regularmente a servicios religiosos se benefician de una comunidad que está allí para ayudar a los miembros a hacer frente a los momentos difíciles, agregó. Por ELLEN BARLOW 14 de enero de 2015-Facultad de Medicina de Harvard

 

En el estudio de 40 personas, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (Vol. 106, No. 12), Grafman y sus colegas descubrieron que cuando escuchaban frases como “la voluntad de Dios guía mis actos” y “Dios protege nuestra vida”, áreas del cerebro involucradas en la teoría de la mente se iluminaron. En un estudio publicado en 2009 en Social Cognitive Affective Neuroscience (Vol. 4, No. 2), un equipo danés vio que las mismas áreas cerebrales se activaban cuando los participantes religiosos oraban.

Estos resultados sugieren que cuando las personas piensan en Dios, es similar a pensar en cualquier figura de autoridad especial, como la madre o el padre de uno, dice Grafman.

 

En un artículo del Dr. Mercola, tenemos lo siguiente:

En 1993, tan sólo tres de las 125 escuelas de medicina en los Estados Unidos ofrecían algún tipo de curso para explorar el área de la espiritualidad y la medicina. Actualmente, más de 90 de estas escuelas de medicina tienen cursos formales en donde exploran estudios aleatorizados controlados y los efectos de las prácticas espirituales en la longevidad y resultados de salud– una señal de que lo que era considerado un tabú está comenzando a recibir la discusión y seriedad investigativa que merece. El Dr. Larry Dossey ha escrito libros enfocados en la conciencia, espiritualidad y el impacto de la espiritualidad en su salud, incluyendo el libro llamado Healing Words: The Power of Prayer and the Practice of Medicine.

 

los datos demuestran que las personas que siguen algún tipo de camino espiritual en su vida, viven un promedio de siete a 13 años más que las personas que no lo hacen…Tenemos un amplio espectro de datos que lo demuestran, creo firmemente, que los pensamientos realmente importan cuando se trata de mejorar.”

 

La NCBI, el Centro Nacional de Información Biotecnológica que es parte de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, una rama de los Institutos Nacionales de Salud, registra lo siguiente:

temp ncbi

 

¿La actividad religiosa mejora los resultados de salud? Una revisión crítica de la literatura reciente.

Nuestro objetivo fue revisar sistemáticamente la literatura médica reciente para evaluar el papel de la religión en los resultados de salud.

Se excluyeron los trabajos que describen intervenciones como el yoga, la meditación, la acupuntura y el qigong.

La intervención religiosa como la oración de intercesión puede mejorar las tasas de éxito de la fertilización in vitro, disminuir la duración de la estancia hospitalaria y la duración de la fiebre en pacientes sépticos, aumentar la función inmune, mejorar la artritis reumatoide y reducir la ansiedad. La asistencia frecuente a servicios religiosos probablemente mejore los comportamientos de salud. Además, la oración puede disminuir los resultados adversos en pacientes con enfermedad cardíaca.

CONCLUSIONES:

La actividad religiosa puede mejorar los resultados de salud.

 

 

Los beneficios sociales de creer en Dios.

 

En un análisis de ocho experimentos, publicado en la revista PLoS ONE, los investigadores también encontraron que las personas con fe eran más empáticas que las que no. Lo que creer en Dios hace a tu cerebro.

 

También hay beneficios indirectos para creer en Dios, aunque la investigación no profundiza en cuánto engaño puede evocar estos beneficios. La sociedad humana ha evolucionado para depender de una fe en Dios de muchas maneras, y la evolución de la sociedad humana probablemente también fue impulsada por la creencia general en Dios.

 

En 2007, científicos de la Universidad de Columbia descubrieron que la creencia en Dios tiende a hacer que las personas sean más generosas.

 

Un estudio de seguimiento publicado por el mismo grupo en 2008 encontró que las personas que creen en Dios son más propensas a ser generosas y cooperativas que los no creyentes en dos situaciones: en primer lugar, cuando creen que hacerlo puede mejorar su reputación; segundo, cuando los pensamientos religiosos están recién activados en sus mentes. Este tipo de comportamiento, los investigadores teorizaron, puede haber contribuido al crecimiento de sociedades grandes y exitosas.

 

Y este año los científicos de la Universidad de Columbia Británica han publicado un documento que muestra que las personas que creen en dioses que todo lo saben, tienen más probabilidades de cooperar y hacer cumplir las costumbres sociales, pero también de ser más justas en su pensamiento hacia grupos de personas no relacionadas. que tienen similares, si no las mismas creencias. Sin estas creencias, dicen los científicos, los humanos pueden no haber sido capaces de desarrollar sistemas sociales altamente complejos.

 

El profesor Andrew Clark, de la Escuela de Economía de París, y el coautor Dr. Orsolya Lelkes, del Centro Europeo de Política e Investigación de Bienestar Social, analizaron una variedad de factores entre los cristianos católicos y protestantes y encontraron que la satisfacción con la vida parece ser mayor entre la población religiosa. Los autores concluyeron que la religión en general, podría actuar como un “amortiguador” que protege a las personas de las decepciones de la vida.

“Originalmente comenzamos la investigación para descubrir por qué algunos países europeos tenían beneficios de desempleo más generosos que otros, pero nuestro análisis sugirió que las personas religiosas sufrieron menos daños psicológicos por el desempleo que las personas no religiosas”, señaló el profesor Clark. “Tenían niveles más altos de la satisfacción con la vida “.

El profesor Leslie Francis, de la Universidad de Warwick, cree que el beneficio podría implicar el aumento del “propósito de la vida” experimentado por muchos creyentes que puede no sentirse tan fuertemente entre los no creyentes.

 

 

Consecuencias de creer en Dios.

 

En 2011, científicos de la Universidad de Waterloo en Canadá publicaron un estudio que muestra que las personas que creen en Dios tienen menos probabilidades de perseguir sus propios objetivos personales (en cambio, contribuyen más a los objetivos de los grupos a los que pertenecen) y son más propensos a resistir la tentación. La creencia en Dios fortalece así la capacidad del creyente para hacer lo correcto o cumplir con las reglas de la sociedad.

 

Los ateos a menudo argumentan que creer en Dios lleva a la gente a librar guerras y cometer asesinatos. Sin embargo, los autores de la Enciclopedia de las Guerras de 3 volúmenes analizaron más de 1000 conflictos históricos y descubrieron que solo alrededor del 7% se peleaban por motivos religiosos. La gran mayoría de las guerras se han librado por razones seculares (no religiosas).

 

Conclusión.

 

A pesar de lo que los no-creyentes vocales han estado diciendo durante algunos años, la creencia en Dio-s ha demostrado ser una experiencia positiva para la humanidad por muchas razones y de muchas maneras. Nuestros conflictos y fallas morales ocurren a pesar de nuestras creencias en Dio-s, no debido a ellas, pero nuestra salud y nuestro bienestar social también se ven impactados positivamente por nuestra fe en Dio-s.

 

Si bien las investigaciones no prueban la existencia de Dio-s, sí arrojan luz sobre el poder de la fe y la increíble cantidad de ciencia que se ha llevado a cabo en torno a las creencias en Dio-s y los beneficios que proporcionan tales creencias.

 

 

Inv&ed por G.Corpus

Centro de Estudios Fe Bíblica.

 

 

Si disfrutó de esta informacion, lo animamos a distribuirla, cumpliendo con no corregir ninguna parte de esta y acreditando al autor y al centro de estudio, indicando el link de http://www.fe-biblica.com o
https://www.facebook.com/FeBiblicaorg/
Administración Centro de Estudios Fe Bíblica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s