6 reglas de Moisés para Facebook.

Moses-6-Rules-for-Facebook-910x512

R Shraga Simmons.

Trad&ed por G.Corpus

 

Con 2 mil millones de usuarios, Facebook es una herramienta increíble para conectar a la humanidad. Sin embargo, las redes sociales también alimentan la depresión y la adicción- desventajas tan ampliamente reconocidas, que Facebook mismo pregunta: “¿Es malo para nosotros gastar tiempo en las redes sociales?”

 

El modelo de negocios de Facebook es simple: los consumidores proporcionan un rastro único de datos (cumpleaños, domicilio, estado civil, diario de viaje, hábitos de compra, contactos sociales, gustos, aversiones, e incluso lo que comimos durante el almuerzo) y Facebook alimenta tomas constantes de dopamina en forma de generar reacción.

 

Sean Parker, presidente fundador de Facebook, dice que la inteligencia artificial avanzada de Facebook, explota una “vulnerabilidad en la psicología humana” y manipula nuestros cerebros, conectándonos inteligentemente cada vez más profundamente en función de nuestras propias elecciones y nuestro propio comportamiento.

 

Hoy en día, con más del 90% de las personas de entre 16 y 24 años usando las redes sociales, y tecnología cada vez más “portátil” y omnipresente, el problema se complica.

 

Aunque obviamente, Moisés nunca se encontró con las redes sociales, la antigua sabiduría de la Torah (Instrucción de Dio-s), está repleta de la guía Divina para navegar mejor en Facebook, un nuevo giro en la psicología humana milenaria. Como se recibió en el Sinaí, aquí están las 6 Reglas de Moisés para Facebook.

 

  1. Publicaciones positivas

Levítico 25:17 – “No irrite a vuestro prójimo”.

Una página de Facebook puede ser un vehículo para la unidad, la construcción y la sanación, o lo contrario: división y destrucción. Todos hemos visto el lado feo de Facebook: pequeños debates sin sentido, intolerancia, chismes, abuso e intimidación. Peor que la espada, una desagradable publicación de Facebook perjudica a muchas personas a gran distancia, lo que contribuye a malentendidos, división social, tensión e incluso guerra.

 

La definición de la Torah de discurso peyorativo – Loshon Hara – se refiere a todo lo que despierta animosidad, incluso cuando la declaración derogatoria es verdadera. Dañar a alguien con palabras (Onas Devarim) se considera peor que dañar su propiedad. Nunca avergüence a alguien al señalar faltas públicamente, usar un apodo insultante o recordar errores del pasado.

Antes de publicar o leer, aplique la prueba de fuego de Facebook: ¿esta publicación levanta a las personas o las baja? Reducir la estima de los demás, incluso sin intención de dañar, es una bandera de penalidad ética.

 

El problema del habla negativa, es aún más pronunciado en nuestra era digital, con comunicación global instantánea y un registro raramente borrado. Cuando publicas en línea, esencialmente permanece para siempre. Incluso si lo eliminas, las máquinas Wayback y las capturas de pantalla, aseguran que el camino digital nunca se borre por completo. Entonces, antes de publicar o incluso de dar LIKE, pregúntese:

 

¿Es esto algo que podría ser embarazoso en el futuro?

¿Hay alguien que sea degradado por esta publicación?

¿Es esto una reflexión poco halagadora sobre la persona a la que aspiro  ser?

Mantenga sus publicaciones positivas. Aplauda el logro genuino y el compromiso con los valores. Haz tu parte para elevar la barra colectiva.

 

  1. Detox Digital

Éxodo 20: 8-11 – “Trabaja durante seis días, luego observa el Shabat”.

Facebook está diseñado para ser adictivo mediante la administración de dosis consistentes de dopamina. La Real Sociedad Británica de Salud Pública identificó a las redes sociales como más adictivas que los cigarrillos y el alcohol. (¡Imagina que fumas cada vez que revisas tu estado!)

 

Habiéndose vuelto adictos a las redes sociales, tememos cortar el compás, atemorizados por el miedo a perder (FOMO).

 

¿Cómo liberarse?

La clave son descansos programados regularmente para:

 

Obtener perspectiva.

Volver a comprometerse completamente con el mundo real.

Reafirmar que Facebook es algo con lo que podmos vivir.

El contra-mecanismo probado y verdadero de la historia, es el Shabat. Durante 25 horas, estás oficialmente fuera de la red. El compromiso con este descanso de Shabat, tal como lo define la Torá, es mucho más fuerte que cualquier compromiso con Facebook.

 

Considera el Shabat como una desintoxicación digital semanal autoritaria y ordenada por la Divinidad.

 

  1. Limite el consumo visual

Números 15:39 – “no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos”.

De los cinco sentidos, la vista representa el 80% de nuestra estimulación sensorial. Lo que ves, dicta tu experiencia.

 

Así como tenemos cuidado con lo que ponemos en nuestras bocas, también debemos elegir sabiamente las imágenes que vemos. Con los medios de hoy saturados con imágenes provocativas, tenemos infinitas oportunidades para reafirmar “guarda tus ojos”, como una de las Seis Instrucciones Constantes.

 

La próxima vez que estés navegando por Facebook, pregúntate: ¿estoy eligiendo alto o bajo? ¿Necesito esto en mi vida?

 

Si aparece contenido deshumanizante, recupera el poder en tus manos. Haz la opción proactiva de no activar o hacer clic.

 

  1. Desarrolle una validación interna.

Génesis 1:27 – “El hombre fue creado a imagen de Dios”.

 

Todos necesitan la validación de que su vida tiene valor, importancia y significado. Las personas emocionalmente sanas generan esta validación internamente. Confiar en fuentes externas, una “base de admiradores”, es una receta para el desastre personal. El rabino Noah Weinberg zt ” lo llamo “falsificación de la autoestima”, porque cuando los elogios desaparecen, nos quedamos sin nada.

 

La búsqueda de la validación externa, debe dejarse seducir por la “grandeza” de los elogios falsos. El resultado catastrófico: renunciar al control de mi autoestima a los demás.

 

“Creado a imagen de Dios”,  significa que todos tenemos un valor inherente y una misión única en el mundo. Nunca hubo, ni existirá, otra persona con tu combinación de talentos y circunstancias.

 

La autoestima genuina es cuando miramos dentro y honestamente intentamos alcanzar nuestro potencial. La vida no es una competencia contra nadie, más que con usted mismo. El reconocimiento público no importa.

 

Cuando tu única preocupación es hacer lo correcto, te expresas libremente de la manera más genuina y desinhibida. Cuando la autoestima no depende de la aprobación externa, elegirás lo correcto, independientemente de si es popular o políticamente correcto. Todo lo que importa es vivir tu verdad.

 

Piense en esto la próxima vez que sientas la necesidad de publicar una foto de “mi vida es fabulosa” en Facebook. En su lugar, publica algo genuino, edificante, significativo. Aunque puede que no te gane la misma credibilidad social, cada “me gusta”, es un paso más para aportar tu mejor energía y visión al mundo.

 

  1. Envidia y Comparación

Éxodo 20:14 – “No codicies lo que le pertenece a los demás”.

 

Numerosos estudios relacionan el tiempo en Facebook, con altos niveles de ansiedad y depresión. Nos desplazamos a través de publicaciones  de las vidas aparentemente perfectas de las personas: relaciones felices, hogares preciosos y vacaciones increíbles, lamentándonos de que no estamos tan felices o satisfechos.

 

Psicología Hoy, ofrece el siguiente escenario:

Digamos que un amigo publica una foto de su comida de un almuerzo de trabajo en un restaurante de lujo con el comentario, “Paté para el almuerzo en Café Glamorous. El trabajo es muy difícil 🙂 #roughlife “.

 

Puede que sepas que odia todo lo relacionado con su trabajo, e incluso que odia el Paté, pero eso no significa que no experimentes un destello de celos. Comparas el hecho de que tu amigo almuerza en un restaurante de lujo, mientras consumes Lean Cuisine en tu cubículo, en lugar de comparar la realidad de que tu amigo es miserable en su trabajo, mientras que realmente disfrutas el tuyo.

Eso se debe a que ese amigo, presenta de forma selectiva solo los momentos de Café Glamorous en su vida en Facebook, en lugar de lamentarse por sus jornadas de trabajo de 14 horas, miserable jefe, compañeros de trabajo insignificantes y una miseria de salario. En lugar de sopesar todo lo que sabes sobre su situación laboral y sentir lástima por él, no puedes resistirte a babear sobre el paté y sentirte envidioso.

 

Esta enfermedad de “comparar y desesperar”,  alimenta una sensación de menos atractivo, popular, exitoso o envidiable. Y aunque las publicaciones de Facebook están embellecidas con información incompleta o inexacta, las tomamos al pie de la letra y terminan sufriendo el estrés de las “comparaciones sociales negativas”.

 

La envidia es veneno. Deja de competir. Enfócate en tu contribución única a la voz armoniosa de la humanidad compasiva.

 

  1. Sé un verdadero amigo

Levítico 19:18 – “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

El fundamento de la Torah (Istruccion de Dio-s) es la Regla de Oro: “Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti”. Sal de tu camino para ayudar a otros.

La naturaleza de Facebook, sin embargo, es distanciada e impersonal: un mundo aislado dentro de un mundo. Lucha contra este sustituto en línea, mediante el uso de las redes sociales para acercarte a la realidad, no alejarte de ella. Concéntrate en ayudar a los demás y en ser un verdadero amigo, alguien que siente el dolor por los demás, se alegra del éxito de los demás y sale al camino a dar una mano.

Como todas las demás herramientas, Facebook no es inherentemente bueno o malo. Es una cuestión de cómo lo usamos.

Manténgase enfocado en estas pautas de la Torah (Instrucción de Dio-s) y ayude a asegurar una experiencia positiva de Facebook.

 

 

R Shraga Simmons.

Trad&ed por G.Corpus

Centro de Estudios Fe Bíblica.

 

Si disfrutó de esta informacion, lo animamos a distribuirla, cumpliendo con no corregir ninguna parte de esta y acreditando al autor y al centro de estudio, indicando el link de http://www.fe-biblica.com o https://www.facebook.com/FeBiblicaorg/
Administración Centro de Estudios Fe Bíblica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s