Hijos de Luz&las riquezas injustas en Lucas 16:8-9

Por G.Corpus

Centro de Estudios Fe Bíblica.

 

Luc 16

8 Y alabó el amo al mayordomo malo por haber hecho sagazmente; porque los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz. 9 Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas.

 

Es importante saber que los rollos del Mar Muerto, han demostrado que los esenios emplearon el apelativo de “hijos de luz” como su auto-designación favorita.

Se sorprenderán  al saber, que en los llamados Evangelios Sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas), el término “hijos de luz” aparece solo en Lucas 16.8 y no es del todo halagador.

La propuesta interpretativa sugiere, que cuando Yeshua se refirió a los “hijos de luz”, no se refería a sus seguidores, sino irónicamente haciendo referencia a los Esenios.

Se hará claro, que en la parábola, Yeshua criticó al separatismo esenio y que advirtió a sus discípulos en contra de esta conducta.

Por otro lado, los esenios utilizaron un término técnico para las riquezas de aquellos que no pertenecían a su selecto grupo.

Los esenios creían que Dios había dividido a  la humanidad en dos grupos opuestos o campamentos y que los miembros de su secta eran los verdaderos “hijos de luz”.

De acuerdo a su entendimiento, cualquier otra persona pertenece a los condenados, a los malvados, a los pecadores hijos de las tinieblas. Así, ellos se separaban tan lejos como fuera posible de aquellos fuera de la comunidad, y por supuesto esto incluía de las riquezas de los hijos de las tinieblas.

Este separatismo económico extremo, estaba enraizado en el aspecto ritual de su vida diaria. Su pureza ritual específica, no les permitía entrar en contacto con las riquezas  impuras del mundo exterior.

Estaban obligados a mantenerse apartados de los hijos de perdición y abstenerse de sus riquezas impuras de maldad.

Cuando el término “riqueza” es definido en los rollos del Mar Muerto con un sustantivo añadido con una connotación negativa,  entonces la expresión completa se refiere a las riquezas de la gente fuera de la comunidad esenia.

Cada miembro de la secta estaba ordenado a alejarse completamente de este tipo de riquezas.

“Ningún miembro se unirá a el (extranjero) en su trabajo o en su riqueza, para que no contamine al miembro con maldad culposa, sino que deberá mantenerse a distancia en cualquier asunto…..ningún miembro comerá en cualquiera de su propiedades , ni beberá, ni tomara de sus manos, excepto pago…porque todo aquel que no esté contado  en pacto, manténgalo separado y todo lo que les pertenece….y todas sus obras  son inmundicia delante de el, e impureza hay en toda su riqueza” 1QS 5:14-20.

En otro pasaje de los rollos, claramente se dice: “Y la riqueza que pertenece a los hombres de santidad que caminan en perfección-su riqueza no se entremezclara con la riqueza que pertenece a los hombreas de engaño, quienes no han limpiado su camino para separarse de la iniquidad y caminar en perfección de camino”.

Aquí, “la riqueza que pertenece a los hombres de santidad”, es puesta en oposición a “la riqueza que pertenece a los hombreas de engaño”

No cabe duda que este término es sinónimo con “riquezas que pertenecen a los hombres de injusticia” en 1QpHab 8:11, las riquezas de injusticia  en 1 QS 10:19, y las riquezas de maldad en DD 6:15

Todas estas expresiones son variantes del mismo término, a saber,  las riquezas de los no –pactados.

Como ya dijimos, los esenios- hijos de luz, fueron obligados a separarse tanto como fuera posible de estas riquezas de injusticia.

Su separatismo era tan extremo, que parte de sus doctrinas eran secretas.

De acuerdo Josefo, los esenios eran obligados a no ocultar nada a los miembros de la secta y no reportar nada de sus secretos a otros, aún a pesar de tortura a muerte,  o de acuerdo a 1QS 9:17, ellos tenían que ocultar el consejo de la ley entre los hombres de iniquidad.

Así, en Lucas 16:8-9 encontramos dos términos técnicos: las riquezas de injusticia y los hijos de luz.

Como ya dijimos, el término “hijos de luz” no aparece en ningún otro lugar de los evangelios sinópticos. Además, se ha demostrado que el segundo término  “riquezas de injusticia”, tiene un significado específico en los escritos de los esenios.

 

Yeshua dijo: 8 porque los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz.

Las palabras de esta parábola nos permiten entender cómo Yeshua interpretó este título honorífico, el cual los esenios usaron para designarse a sí mismos.

Yeshua opuso a los “hijos de luz”, al hacer un contraste paradójico entre ellos y los “hijos de este mundo”.

Dijimos que el término  “riquezas de injusticia”,  está conectada con los esenios.

Hemos visto que en la terminología de los esenios, el término “riquezas de maldad” o “riquezas de injusticia”,  de hecho se refiere a las riquezas de los hombres injustos o riquezas de los hombres de engaño.

Los esenios -hijos de luz, se separaron  de estas riquezas de este mundo externo malvado  y cualquier contacto económico con otros, fue restringido tanto como fuera posible.

Queda claro, que  cuando Yeshua usó el término técnico de “hijos de luz”, estaba haciendo alusión a los esenios.

Reconocimos el hecho que el término “riquezas de injusticia”, fue un término esenio con un contenido bien definido.

El claro propósito de la parábola, está conectada con el aspecto económico de la enseñanza.

Yeshua no dijo “hagan amigos por medio de las riquezas injustas”, sino “hagan amigos de entre los de riquezas injustas”.

Cómo podrían los “hijos de luz” hacer amigos de entre los de las riquezas injustas?

 

Un segundo punto que soporta esta exégesis de esta parábola,  se deriva de las palabras de Yeshua cuando dijo “los hijos de este mundo son más sagaces al tratar con su propia generación que los hijos de luz.

Los “hijos del mundo”, mantienen contacto económico con otros y son aún propensos a actuar fraudulentamente para ganar amigos, quienes se mostrarán útiles en el futuro.

Así, ellos negocian con su generación en una manera más sagaz que los hijos de luz, quienes se rehúsan a ganar amigos de entre los de riquezas injustas.

La información presentada por los rollos del Mar Muerto, nos permiten identificar a los “hijos de luz” en Lucas 16, con los esenios. Estos hijos de luz no negocian hábilmente con su propia generación, sino que cortan relación económica con lo que no son parte de la secta.

Así, Yeshua advirtió a sus adherentes a no escoger el camino del sectarismo apartado.

Yeshua vio el separatismo económico de los hijos de luz como tonto y peligroso.

Como ya vimos, a ningún miembro de la comunidad se le permitía comer algo de los que no eran de la comunidad, ni beber, ni tomar algo de sus manos, excepto pagos. 1QS 5:16-17.

En contraste, Yeshua dijo a aquellos a quienes había enviado al mundo, que en cualquier casa que entraren,  permanecieran en la casa, comieran y bebieran lo que les proveyeran, porque el trabajador es digno de su salario. Luc 10:5-8

5 En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa.

6 Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.

7 Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa.

8 En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante;

La vasta diferencia entre el acercamiento a otros que Yeshua y los discípulos practicaron, y la de los esenios que mantuvieron una un separatismo extremo, es muy clara.

Así, no nos sorprende ver a Yeshua enseñando a sus discípulos a no comportarse como los “hijos de luz”.

Aquellos que quieran seguirlo se le requiere que vivan un amor fraternal con los de afuera y abstenerse de apartarse de otros económicamente.

El énfasis en las relaciones con otros, no sólo garantizaba a los seguidores de Yeshua amistad con los de afuera,  sino que resultaría para abrir el corazón de los no creyentes al mensaje de amor de Yeshua. Este es el propósito de la aplicación de Yeshua de la parábola.

Los hijos de luz no se comportan sagazmente cuando practican una economía separatista y no hacen amigos de los de riquezas injustas.

Sin embargo, Yeshua se opone a esta actitud extrema de los esenios.

Así, sus seguidores fueron enseñados a hacer amigos de entre los de las riquezas injustas, porque una abstención de una asociación económica  con otros, inevitablemente impediría compartir el mensaje del reino de los cielos con otra gente.

En los ojos de Yeshua, los negocios de los hijos de luz con su propia generación, eran más tontos que los de los fraudulentos hijos del mundo.

 

Centro de Estudios Fe Bíblica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s