Nuestro Padre en los cielos nos ama más de lo que nos amamos a nosotros mismos.

Trad&ed por G.Corpus

Para tener confianza en Dios (heb bitajón), debes darte cuenta de que Hashem se preocupa por ti de una manera muy real. Debes apreciar que Hashem está profundamente preocupado por tu bien y debes saber que Hashem te ama.

Pero Hashem no se preocupa por ti como un mortal se preocupa por ti!!!

Hashem se preocupa por ti más de lo que cualquier persona podría preocuparse por ti.

Hashem se preocupa por ti mucho más de lo que tú te preocupas por ti mismo. Además, Hashem vela por tus mejores intereses. Pero Dio-s no se preocupa por sus intereses como lo haría un amigo o un ser querido. Hashem vela por tu bienestar inconmensurablemente más de lo que tú o cualquier otra persona podría hacerlo. Y lo que es más significativo, Hashem te ama, pero no como una persona ama a otra persona. Hashem te ama más de lo que nadie podría amarte. Hashem te ama infinitamente más de lo que te amas a ti mismo.

Pero es importante notar que si Dios se preocupa por alguien, es ilimitado, sin fronteras ni confines. Y si Dios ama a alguien, ese amor rompe todos los límites y parámetros.

Cualquier intento de pintar la preocupación y amor de Hashem por sus creaciones en términos humanos, es miope.

Si tomaras al individuo más generoso y amoroso que hayas conocido, y multiplicaras ese amor por diez mil, diez mil veces, ni siquiera comenzarías a comprender el amor que Dios tiene por cualquiera de sus creaciones.

Esta es la base del bitajón (confianza en Dios). Saber que Dios te ama y que Dios vela por tu bien. Sin esto, confiar en Hashem es una tontería. ¿Cómo puedo confiar en Hashem si no se preocupa por mí? ¿Cómo puedo confiar en Hashem si no soy de importancia para Él? La única forma en que una persona puede desarrollar un sentido de confianza en su Creador, es entendiendo que Hashem lo ama hasta un punto que está más allá de la comprensión humana.

Si entendiéramos el alcance del amor de Hashem por nosotros, sentiríamos una tremenda sensación de confianza y dependencia en Él. Si Dios está tan preocupado por mi bien, entonces, por supuesto, puedo confiar en que Él hará todo lo posible para ayudarme.

Creciendo en bitajón.

El problema, sin embargo, es que estos conceptos son difíciles de percibir. Nos resulta difícil imaginar lo ilimitado; nos resulta difícil visualizar algo sin límites. Está demasiado lejos de nuestra realidad. Por lo tanto, para ayudarnos a crecer en bitajó, es aconsejable utilizar ejemplos de nuestro marco de referencia.

Un padre siente el dolor de su hijo.

Rabbi Ibn Paquda , explica que un padre siente el dolor de su hijo como si fuera suyo. Un padre ve a su hijo como una extensión de sí mismo. Así, cuando un hijo se hace una herida en un brazo, no es el brazo del hijo el que tiene la herida, es el suyo.

Reconocemos esto como un instinto paternal. Pero, ¿de dónde viene ese instinto? ¿Por qué los padres sienten una conexión tan poderosa con sus hijos? ¿Por qué un padre estaría dispuesto a dar su vida por un hijo?

Dios quiere que los niños sean amados y cuidados, por eso creó este instinto e implantó en el corazón del hombre un sentido de devoción por su descendencia.

En lenguaje sencillo, cualquier piedad y misericordia que experimente un niño, se debe a que Dios creó esos sentimientos.

Cualquier bondad o amor que hayamos experimentado, fue creado por Hashem.

Centro de Estudios Fe Bíblica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s