Por qué decimos Amen? Qué significa la palabra Amen??

La literatura judía explica que hay tres intenciones dentro de la palabra amén (según el contexto):

1) Un juramento, 2) la aceptación de la declaración o los términos, 3) la confirmación de (o fidelidad en) la declaración (por ejemplo, creencia, oración y fe de que la declaración se cumplirá) .

Como tal, cuando el tribunal administraba un juramento, la persona respondía “Amén” y se consideraba como si ellos mismos hubieran jurado.

Asimismo, respondemos “Amén” después de escuchar a otros recitar oraciones o bendiciones.La palabra amén es versátil y se usa para responder a bendiciones y oraciones en alabanza a Di-s, así como después de escuchar una petición o súplica a Di-s.

Al decir “Amén” después de escuchar las alabanzas de Di-s, la intención sería “la bendición que se recitó es verdadera y yo creo en ella”, ya que la palabra amén significa una afirmación de fe.

Las letras de la palabra amén son la raíz de la palabra emunah, que significa fe/fidelidad o confianza.

Y después de escuchar un requerimiento o súplica, la intención de uno se orientará más hacia el futuro: que las declaraciones y solicitudes del orador se afirmen y se cumplan rápidamente.

Muchas bendiciones contienen ambos elementos, por lo que al decir “Amén”, idealmente, uno debe tener ambas intenciones en mente: la intención de que la declaración sea verdadera y el deseo de que las declaraciones del orador se afirmen y se cumplan rápidamente.

La literatura judía explica que cuando se dice “Amén”, se debe tener cuidado de prolongar la palabra durante el tiempo necesario para pronunciar las palabras E-l Melej ne’eman (“Di-s, rey fiel”). Porque en última instancia, este es el significado del término – amén – un acrónimo de las palabras hebreas El Melech ne’eman.

La literatura judia dice que de alguna manera la persona que responde “Amén” es incluso mayor que la que dijo la bendición, y cuando uno responde “Amén” con la concentración adecuada, tiene el poder de abrir las puertas del Gan Edén y anular los decretos negativos.

Trad&ed por G.Corpus

Centro de Estudios Fe Bíblica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s